La Cofradía de la Soledad de Santa María organiza el III Concurso de Fotografía en Instagram

Por Redacción AlicanteFiesta
Publicado el 06 de Abr de 2019 a las 9:13

La Real y Muy Ilustre Cofradía de Nuestra Señora de la Soledad y la Cofradía de San Pedro Apóstol han organizado el III Concurso de Fotografía en Instagram para la Semana Santa 2019. Las bases se pueden consultar en la web www.cofradiasoledadalicante. Fotografía a San Pedro Apóstol y a Nuestra Señora de la Soledad en sus procesiones. Sube la foto a Instagram con el hashtag #ssantasoledadypedro19 y etiqueta a @cofradiasoledadypedro_oficial y podrás ganar el concurso. ¡Anímate y participa!.

Calle de la Soledad

Dentro de los actos conmemorativos del Bicentenario Refundacional de la Soledad de Santa María, los hermanos cofrades vivieron en la tarde de ayer un encuentro de los que hacen historia y también recuperan la memoria. Con la asistencia de cofrades, autoridades civiles y académicas, la junta de gobierno organizó el Acto del Descubrimiento de la placa conmemorativa en honor de la antigua y desaparecida calle de la Soledad.

El acto, considerado de carácter institucional, rindió un merecido homenaje a esta antigua calle que se abría en la medianera de las dos edificaciones actuales emplazadas en los inmuebles de la Casa de Socorro y el edificio nº4 de la calle Médico Pascual Pérez. “Hoy vemos cumplido un reto que desde hace años se propuso la Cofradía de homenajear con una placa conmemorativa la antigua travesía dedicada a la Soledad que desapareció lamentablemente en el callejero alicantino a mediados del siglo XIX”, declaró el Comisario General del Bicentenario, José Iborra.

La iniciativa cultural parte de la propuesta que el investigador Alfredo Campello, de la Asociación Alicante Vivo, propuso hace años a los directivos de la cofradía, en el libro oficial “Sancta Maria”, de celebrar con “la instalación de un mural cerámico de estilo valenciano, en la zona por la que discurrió la desaparecida calle de la Soledad”. Y, este año, coincidiendo con los actos conmemorativos del Bicentenario, el Comité Organizador ha visto oportuno llevar a buen fin esta propuesta.

Los planos y los padrones de vecinos conservados en el Archivo Municipal de Alicante contemplan la existencia de la antigua calle de La Soledad, emplazada a espaldas del Teatro Principal, concretamente entre la medianera de la Casa de Socorro y la calle de Castaños. Por el plano de Coello de 1859, se tiene constancia que era de traza oblicua y seguía la línea de las murallas. Su denominación llegó hasta 1852 cuando el consistorio alicantino decidió cambiarla por el nombre de “Zorrilla”. Lo mismo sucedería con la calle contigua denominada del Ataúd, que pasó a llamarse de “Moratín”.

La de la Soledad era, en plena época del Romanticismo, una calle oscura y sórdida situada junto a la muralla, escenario de escándalos, suicidios y reyertas, algunas con fatal desenlace. “Esta situación y la irregularidad del trazado de las calles provocó el derribo de las manzanas situadas alrededor del Teatro y la alineación de las nuevas calles con la trama existente”, apunta Alfredo Campello.

Coincidiendo con la reforma urbanística emprendida por el alcalde José Gómiz a finales del siglo XIX, las calles de Zorrilla y Moratín se unieron en una sola dando origen a la Avenida de Zorrilla, posteriormente de Durruti, de José Antonio y, en la actualidad, de la Constitución.

En su compromiso cultural de rescatar las tradiciones y costumbres de la Semana Santa, los cofrades de Nuestra Señora de la Soledad han sufragado íntegramente el artístico retablo cerámico diseñado con el escudo de la Cofradía y el logotipo del Bicentenario, cuya leyenda reza: “En Conmemoración de la antigua calle dedicada a la Soledad, que discurrió hasta el siglo XIX por la medianera de estos dos edificios”.

Damos las gracias al Comité Organizador y a la comunidad de propietarios que desde el primer momento mostraron su apoyo a este proyecto cultural con el que hemos recuperado una parte de la historia desconocida de nuestra ciudad”, destacó la hermana mayor presidenta Balbina Oncina. El acto estuvo muy concurrido de cofrades, autoridades y de numerosos curiosos que se acercaron al escenario emplazado junto a los jardines del Teatro Principal. El presidente de la Real Academia de Cultura Valenciana José Luis Manglano, la hermana mayor presidenta Balbina Oncina y el comisario del Bicentenario José Iborra se encargaron de realizar el descubrimiento de la placa honorífica.

También puede interesarte...
Anuncio