La Hermandad del Prendimiento y Nuestra Señora del Consuelo procesiona “Mirando al Cielo” para recordar a Noelia Gil Picazo

Por Redacción AlicanteFiesta
Publicado el 11 de Abr de 2017 a las 17:10

IMG-20170411-WA0042 IMG-20170411-WA0043 IMG-20170411-WA0044 IMG-20170411-WA0045 IMG-20170411-WA0046 IMG-20170411-WA0047 IMG-20170411-WA0048 IMG-20170411-WA0049 IMG-20170411-WA0050 IMG-20170411-WA0051 IMG-20170411-WA0052La Hermandad del Prendimiento y Nuestra Señora del Consuelo procesiónó ayer -lunes 10 de abril- “Mirando al Cielo” (marcha original de José Luis Montero con arreglos de Víctor Montoya) en su procesión para recordar a Noelia Gil Picazo, una joven de 18 años, integrante de la Agrupación Musical “La Sinfónica” de Crevillente que falleció recientemente. Se pudo escuchar al paso de la comitiva por las calles San Carlos, Calderón y Altamira e interpretada por los mismos músicos crevillentinos que coincidieron con Noelia Gil Picazo en esta agrupación, incluidos su padre y su hermana. Éste fue uno de los emotivos momentos vividos durante el cortejo que partió desde el Museo Arqueológico Provincial (MARQ) con los pasos de El Lavatorio, Prendimiento y Nuestra Señora del Consuelo -originales todos ellos de Antonio García Mengual-, precedidos por la Agrupación Musical Costa Blanca “Nuestra Señora del Consuelo” que, entre otras marchas interpretó “Cautivo en su soledad” (Rafael Vázquez Mateos), “Tristeza de María” (Celestino González Rodríguez), “Reo de Muerte” (Nicolás Barbero Rivas) o “Bendición” (Juan Manuel Fernández Carranza). Los tres pasos lucieron con los adornos florales de Molina Ballesteros, integrante de la hermandad. José Luis de la Cerra Martínez, vestidor de la Virgen, no pudo acompañar este año a la comitiva en la totalidad del recorrido. Sí lo hizo en los primeros metros para comprobar que no faltaba ni un detalle en la indumentaria de las imágenes, informa Luis Miguel Sánchez.

Al llegar a la Parroquia de Nuestra Señora de la Misericordia se vivió otro de los instantes mágicos de la procesión. Con corto y pausado paso las costaleras, sin un gesto de más, con los rostros sumidos en lo que hacían, y a los sones de “Soledad Franciscana” (Abel Moreno Gómez), encararon el trono de Nuestra Señora del Consuelo hacia la puerta de la parroquia del barrio de San Antón. Allí, a costal, apareció el majestuoso trono de Nuestro Padre Jesús del Gran Poder saludando a su Madre. Allí, encontró Consuelo en su camino hacia el monte Calvario. Fue el Encuentro al que dieron protocolaria voz los párrocos los párrocos Felipe Martínez y Juan Bautista Llinares Lloret, y Juan Latorre, hermano del Prendimiento.

Precedida por la Cofradía Cristo “El Morenet” de los Hombres del Mar, hizo su paso por la tribuna de la Carrera Oficial a los sones de “A ti Manué” (Juan José Puntas) antes de enfilar hacia la calle Altamira y desde ahí a la Plaza del Ayuntamiento. Llegó el paso de El Lavatorio y el descanso para los costaleros. Le siguió El Prendimiento que, paulatinamente, y en otra maniobra realizada con mimo de orfebre fue encarado en dirección a la calle Altamira para recibir a Nuestra Señora del Consuelo. A lo lejos, los chispeantes destellos de su candelería. Poco a poco más cercano. A los pies de la fachada de la Casa Consistorial se fueron acercando ambos pasos. Volvió a repetirse lo vivido en la Misericordia. Ni un guiño extemporáneo. Ni una palabra de más. Ni un gesto de menos. Volvió a sonar “Soledad Franciscana” y ambos pasos volvieron a encontrarse. Madre e Hijo. Hijo y Madre. Los sones del Himno Nacional dotaron de contenida emoción al momento. Lo que comenzó “Mirando al Cielo” acabó del mismo modo con las miradas dirigidas a lo alto donde, levantados, estaban los tronos de El Prendimiento y Nuestra Señora del Consuelo. Las imágenes adjuntas son originales de Aitor Alfaro Sandoval, Asunción Sánchez Zaplana, Beatriz de la Cerra Sánchez y Ramón Mojica Baeza.

 

 

También puede interesarte...
Anuncio