Los novilleros Jorge Rico y Adrián Velasco “viven” su primer mano a mano en el Club Taurino de Alicante

Por Redacción AlicanteFiesta
Publicado el 18 de Nov de 2017 a las 12:14

Los novilleros Jorge Rico y Adrián Velasco “vivieron” ayer -viernes 17 de noviembre- su primer mano a mano en el Club Taurino de Alicante en el transcurso de un acto que moderó Germán Estela, periodista de Toros TV, y en el que también intervinieron los apoderados de los dos protagonistas, Pedro Pérez “Chicote” y Javier González. Presentó el periodista Blas de Peñas quien antes de comenzar el acto leyó un texto remitido por Antonio Martínez “Rondeño”, ex director de la Escuela Taurina de Alicante cuando Rico y Velasco eran alumnos, convaleciente de una dolencia, informa Luis Miguel Sánchez.

Estela fue preguntando a la par a cada uno de los novilleros. Rico aseguró que “lo que menos me gusta es hablar en público, pero… en esta ocasión…”. Abierto el fuego de su intervención comentó que “después de mi mal comienzo en la Feria de Fallas, no esperaba que la temporada acabara con un triunfo como el de Calasparra -declarado triunfador de la Feria del Arroz-. Nunca me lo imaginé, aunque el trofeo de la Espiga de Oro lo tengo en casa”. Sólo tres novilladas en 2017: Valencia, Alicante y Calasparra. Velasco apuntó que su afición taurina se la inculcó un tío suyo de la manchega Molinicos. Expresó su agradecimiento a la Escuela Taurina “por su insistencia en mis posibilidades ya que al comenzar corría más que la jaca de Peralta”. Fue tras obtener el Graduado Escolar cuando compatibilizó el trabajo “para poder ayudar en casa” con los entrenamientos. Espera “poder vivir del toro para devolver a mi familia los caprichos que no me pudieron dar”. En 2017 sólo ha toreado de luces en una ocasión. Fue en la madrileña Becerril de la Sierra. Sobre la dificultades para ser figura del toreo, fue claro: “Eso son palabras mayores. Hay que respetar esta profesión. Será el tiempo el que lo diga. Me contentaría con que dijeran que he sido un buen torero. Pero para esto hay que ser, primero, un buen aficionado”.

Al valorar Velasco las características de Rico, incidió en su “facilidad con los trastos y la conexión con el público”. De Velasco valoró Rico “su toreo clásico, aunque más apagado que el mío”. Sobre este punto señaló que “sin felicidad en el ruedo, no podría vivir. De ahí mi concepto”. Al ser preguntado por Estela por si ambos son amigos, respondió Rico: “No somos enemigos”.

Javier González y “Chicote”

Javier González, quien subrayó la importancia de la afición, se mostró “orgulloso” de apoderar a Velasco, “con quien me comprometí por su forma de ser como persona”. Apeló a la ilusión a la hora de tomar esta decisión “porque si no es así, tal  y como están las cosas, no das el paso adelante”. Al aventurar cómo será la próxima temporada para Velasco no expresó planes concretos: “Si hasta torear en el campo está difícil. Los ganaderos quieren ver a las figuras. Cuando se consigue es un favor que hacen al apoderado que luego hay que devolver. El mejor apoderado debe ser el propio novillero”.

Pedro Pérez “Chicote”, también matador de toros, argumentó lo que supone esta vocación “de la que no se ha puesto en valor su autenticidad, incluso por los propios profesionales. El que nace torero, vive y piensa en torero. Traslada su vida y vocación a la cotidianidad. De ahí la importancia de que esto perviva a pesar de los ataques injustificados”. Supuso esta intervención unas pequeña disertación teórica para los dos novilleros. Sobre los proyectos de su poderdante, fue claro y escueto: “Aprender día a día, inculcarle el sentido de la competencia. Ver hasta dónde es capaz de llegar. No me atrevo a dar más pasos hasta conocer en profundidad su toreo. En su cabeza lo tiene. Sólo sé que tendrá la máxima preparación de aquí hasta febrero para luego salir a pelear. Pero, insisto, todo depende de él”.

También puede interesarte...
Anuncio